Soneto 22 de Pablo Neruda

Soneto 22 de Pablo Neruda

17 octubre, 2018 Desactivado Por Cristian T

Soneto 22 de Pablo Neruda, uno de los »cien sonetos de amor», obra publicada el año 1959 por este famoso poeta.

Te recomiendoBiografía corta de Pablo Neruda

Antes que todo, ¿Que es un soneto?

Es una composición poética la cual debe encerrarse en un pensamiento de principio a fin. Está formada por catorce versos de arte mayor, generalmente endecasílabos, y rima consonante, que se distribuyen en dos cuartetos y dos tercetos.



Y bueno, sin más, espero que disfrutes de este corto, pero maravilloso poema. Y al final te dejo un pequeño análisis de este mismo.

Puede interesarte también el poema: «Ahora es cuba» por Pablo Neruda

Soneto 22

Cuántas veces, amor, te amé sin verte y tal vez sin recuerdo,
sin reconocer tu mirada, sin mirarte, centaura,
en regiones contrarias, en un mediodía quemante:
eras sólo el aroma de los cereales que amo.
Tal vez te vi, te supuse al pasar levantando una copa
en Angol, a la luz de la luna de Junio,
o eras tú la cintura de aquella guitarra
que toqué en las tinieblas y sonó como el mar desmedido.
Te amé sin que yo lo supiera, y busqué tu memoria.
En las casas vacías entré con linterna a robar tu retrato.
Pero yo ya sabía cómo era. De pronto
mientras ibas conmigo te toco y se detuvo mi vida:
frente a mis ojos estabas, reinándome, y reinas.
Como hoguera en los bosques el fuego es tu reino.
– Soneto 22 de Pablo Neruda
pablo neruda

Pablo Neruda



Análisis Soneto 22 de Pablo Neruda

En este poema se refleja el amor que «él» sintió luego de que todo ha acabado. «Cuantas veces te amé sin verte y tal vez sin recuerdo, sin reconocer tu mirada, sin mirarte» Aunque la persona amada, ya no estaba con él y aunque los años pasaron, al punto de no reconocerse, el amor por esa persona nunca se fue.

El tiempo pasó y él reconoce que «quizás la vio» y pasó delante de sus ojos y no se dio cuenta, pero él la seguía amando.

Él la buscaba, tratando de encontrar su recuerdo y su retrato. Pero «ahora» su retrato ya lo sabe… porque está justo delante de sus ojos, reinando su vida. «Frente a mis ojos estabas, reinándome, y reinas. Como hoguera en los bosques el fuego es tu reino«.



Es claro ejemplo de un amor que terminó hace bastantes años atrás, pero volvió a comenzar. Quizás un amor de juventud, al cual la vida los llevó por un camino distinto, pero en él, el amor nunca se fue. y ese mismo amor hizo que su esperanza siguiera intacta.

Hoy en día vuelven a vivir ese amor. Después que la vida los separó, también los volvió a juntar.

«Te toco y se detuvo mi vida», la frase que más me emocionó.

También te puede interesar: «Annabel Lee» por Edgar Allan Poe

Annabel Lee

Poema «Annabel Lee» por Edgar Allan Poe

¿Que te pareció? ¿Conoces algún otro? ¡COMPARTE! ❤️

Y califícanos ❤️