Diputados aprueban en segunda lectura proyecto de licencia por paternidad a 10 días

SANTO DOMINGO. – La Cámara de Diputados aprobó este miércoles en segunda lectura la licencia por paternidad donde bajan de 15 a 10 días luego de que los legisladores Jhonny Medina y José Horacio Rodríguez, ambos proponentes de proyectos similares, llegaran a un acuerdo

Cuando el proyecto se presentó en primera lectura, se aprobó una licencia de 15 días, pero el diputado Medina exigió que su propuesta también fuera considerada, ya que se encontraba «estancada en las comisiones».

En respuesta, la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados fusionó ambos proyectos y acordó establecer una licencia por paternidad de 10 días.

Además, el proyecto consolidado busca aumentar dos semanas a la licencia por maternidad. La propuesta fue aprobada con 96 votos a favor y 21 abstenciones.

Antes de su aprobación, la diputada Fior Peguero, quien presidió la comisión encargada de estudiar el proyecto, expresó que esta medida ayuda a fortalecer el núcleo familiar y brinda la oportunidad para que los padres se involucren en la crianza de sus hijos.

Asimismo, la diputada valoró el consenso entre los dos proponentes al afirmar que es «necesaria» la participación de los hombres en el proceso de postparto.

¿Qué establece el proyecto?

Específicamente, el proyecto aprobado por los congresistas modifica el artículo 54 al agregar un párrafo que establece una licencia de 10 días para los padres.

En ese sentido, el segundo párrafo de la propuesta establece que el trabajador deberá informar al empleador, con al menos 30 días hábiles de anticipación, la fecha probable del parto de su pareja.

Una vez otorgada la licencia por paternidad, el proyecto dispone que el trabajador deberá presentar el acta de nacimiento del bebé como prueba válida dentro de los 30 días posteriores al nacimiento.

En el caso de adopción de un niño, el padre o la madre deberá proporcionar al empleador una copia de la transcripción de la sentencia de la Oficialía del Estado Civil.

En sus disposiciones finales, la iniciativa establece que todas las licencias serán pagadas por la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales, por lo que los empresarios no tendrán que preocuparse por los costos económicos, argumentaron los diputados proponentes.

El proyecto ahora pasa al Senado para su revisión y posible aprobación.